El Cuarto Chakra Corazón: Anahata. Una puerta al Amor Verdadero.

Muchas tradiciones espirituales incluyen una serie de prácticas destinadas a expandir nuestro corazón y movernos hacia la bondad, la alegría, la compasión y la gratitud. Estas cualidades presentan un antídoto para un cuarto chakra bloqueado, lo que potencialmente nos abre a una experiencia de amor incondicional, de Amor Verdadero. Este Amor incluye franqueza, amabilidad, buena voluntad, benevolencia, dulzura, no violencia y un fuerte deseo por el bienestar y la felicidad de los demás.

El Cuarto chakra y sus correspondencias

  • Localización: Centro del pecho
  • Color: Verde, rosa
  • Objetivo: Amor y relaciones personales
  • Conexión glandular: Timo
  • Partes del cuerpo y órganos asociados: Corazón. Pecho y pulmones. Circulación.
  • Elemento y planeta dominantes: Aire. Venus.
  • Asociaciones Astrológicas: Libra, Tauro.
  • Sentido asociado: Tacto
  • Cristales: Cuarzo rosa, aventurina, esmeralda
  • Animal: Gacela
  • Arquetipo Jung: Amante / Ejecutante
  • Disfunciones físicas: Falta de aliento. Hipertensión, enfermedades cardiacas. Cáncer.
  • Disfunciones emocionales: Miedo a ser traicionado. Dependencia. Melancolía.
  • Alimentos: Verduras
  • Lección vital: Se desarrolla entre los 21-28 años. Perdón y compasión.

El chakra del corazón es el eje del sistema de chakras. Así como el vientre está en el centro de gravedad del cuerpo físico, el corazón está en el centro del cuerpo luminoso. Cronológicamente, el chakra del corazón está asociado con las edades de veintiuno a veintiocho, la etapa en la que formamos nuestras familias.

A través del centro del corazón compartimos y experimentamos el amor, sin embargo, la cualidad del amor del chakra del corazón no es ni el afecto que intercambiamos ni el amor romántico de pareja. El chakra del corazón se nutre del amor por la Creación, el mismo amor que las flores sienten por la lluvia o que el jaguar siente por el antílope que consumirá para su sustento. Este tipo de amor no se centra en el objeto ni dependencia de otro para su existencia. No se centra únicamente en las personas y es desinteresado. Este tipo de amor no es un medio para lograr un fin. No conduce al matrimonio ni a las relaciones. Es un fin en sí mismo.

Para experimentar el amor desinteresado, debemos dejar ir a quienes hemos sido en el pasado . Así, los chamanes han ideado prácticas para experimentar la muerte del ego y el egoísmo. Para experimentar el amor del chakra del corazón sólo necesitamos entregarnos al amor.

Funcionamiento Armónico y Equilibrado el chakra del Corazón

Es propio de alguien compasivo, que ama incondicionalmente, que alimenta con su amor a los demás. Cuando está equilibrado también deseas una experiencia espiritual al hacer el amor.

Funcionamiento inarmónico del Chakra del Corazón

Una de las expresiones negativas de este chakra es un enamoramiento con uno mismo. Todos conocemos a personas que afirman saber que «el amor es la respuesta», que dicen todos los clichés correctos sobre el amor. Estos individuos están más interesados ​​en demostrar su “iluminación” que en practicar la caridad o el amor desinteresado. Otra expresión negativa de nuestro instinto amoroso es la incapacidad de mostrar compasión por nosotros mismos. Cuando el amor propio está ausente, nos atascamos en la autocrítica y la vergüenza.

Un chakra del corazón deteriorado nos hace incapaces de comprometernos con una relación íntima. Esta persona huirá en el momento en que se sienta vulnerable, a menudo usando el trabajo u otras distracciones para mantenerse alejada de su amado. Un chakra del corazón equilibrado nos permite comprometernos con la intimidad en el amor. Integra los principios masculino y femenino dentro de nosotros, y ya no buscamos nuestra “mitad perdida” fuera de nosotros mismos. Suave y duro, la receptividad y la creatividad dejan de ser opuestos, ya que estos principios se unen en una delicada armonía. El centro del corazón nos permite recuperar una inocencia que nos hace divertidos e inspirados. Sabemos quiénes somos y nos aceptamos a nosotros mismos, lo que nos trae alegría y paz.

Deja un comentario